Nueva Honda CBR1000RR-R Fireblade

Honda-CBR1000RR-R-1
La nueva deportiva de un litro de Honda está basada en la RC213V-S, la versión matriculable de la máquina de MotoGP. De hecho, el motor comparte diámetro y carrera con ella y eroga 217 CV a 14.500 RPM y un par máximo de 113 Nm a 12.500 RPM. Todo esto mueve un conjunto de solo 201 kg.
Para controlar toda esa potencia, el modelo 2020 incorpora un Start Mode ajustable, además del Control Potencia, Freno Motor y Wheelie Control, así como el Control de Par Seleccionable Honda (HSTC) optimizado. En el caso de entrar a circuito cuenta con el Start Mode, para salir a la máxima velocidad solo preocupándose del embrague.
El piloto notará un tacto mejorado en el acelerador electrónico. El componente fundamental para las ayudas electrónicas, la Unidad de Medición Inercial (IMU) de seis ejes, también gestiona el nuevo Amortiguador de Dirección Electrónico Honda (HESD) de 3 niveles, tipo bieleta.
Honda-CBR1000RR-R-2Las modificaciones en la carrocería están enfocadas a una mayor aerodinámica para reducir la exposición de máquina y piloto contra el aire, pero también para aumentar la estabilidad y reducir la posibilidad de hacer un "caballito". El depósito de gasolina va más bajo, permitiendo una postura de conducción más compacta.
A nivel de chasis se ha revisado el bastidor de aluminio, que es totalmente nuevo y más largo, basado en la RC213V-S. Según el fabricante, mejoran el equilibrio de rigidez, distribución de masas y la geometría de dirección, así como el agarre y el tacto de las dos ruedas.
Respecto a la parte ciclo, se compone de una horquilla Showa Big Piston Fork (BPF) de 43mm y un amortiguador trasero Showa Balance Free Rear Cushion Light (BFRC-L) anclado en la parte trasera del motor. Aumenta el tamaño del diámetro de los discos delanteros, mordidos por pinzas Nissin de cuatro pistones, y mejora la gestión del ABS en circuito. También cambia la dimensión de la rueda trasera, 200/55 ZR17.
Por su parte, la CBR1000RR-R SP se diferencia por la suspensión semiactiva de segunda generación Öhlins Electronic Control, con horquilla NPX de 43 mm de diámetro y amortiguador trasero Öhlins TTX36 Smart-EC, además de las pinchas de freno Brembo Stylema de cuatro pistones y anclaje radial, y la misma pinza trasera de la RC213V-S.
Las mejoras se completan con la pantalla TFT de 5 pulgadas para la instrumentación y la llave de proximidad (Smart Key) que han simplificado el diseño de la tija superior.

También te puede interesar

0 comentarios