Prueba BMW R 1250 RS

BMW-R-1250-RS-1

 Entre todas las opciones que ofrece el mercado al motorista rutero, la BMW R 1250 RS es una de las mejores que se pueden escoger en el segmento sport turismo. Encontrarán en esta moto una poderosa aliada quienes deseen viajar lejos, pero no quieran la R 1250 RT, al tiempo que busquen el confort de una moto sport y no se sientan cómodos sin la protección aerodinámica de la que adolece la R 1250 R, ni tampoco se vean con una trail como la R 1250 GS.

Esta moto es una combinación muy equilibrada, aunque lo cierto es que adquirirla es toda una inversión, 15.650 euros sin tener en cuenta opcionales. Incluyendo algunos extras no es extraño superar la factura de 20.000 euros, eso sí, a cambio de suspensión Dynamic ESA, ayudas electrónicas adicionales, sensores de presión de ruedas, control de crucero o preinstalación para el navegador.

BMW-R-1250-RS-2El último modelo tiene la versión más evolucionada del bóxer alemán, con el sistema de distribución BMW ShiftCam, 1.254 cc y una potencia declarada de 136 CV a 7.750 RPM. Estéticamente se puede reconocer el modelo actual por el espacio ocupado por los culatines. Este sistema dulcifica el motor, lo hace más enérgico y de paso más eficiente. Como viene siendo tradición, el motor es un elemento estructural del chasis de entramado tubular y transmite la potencia a la rueda trasera mediante árbol de cardán.

La R 1250 RS solo parece mínimamente pesada cuando se maniobra a poca velocidad, pero la sensación desaparece rápidamente al ponerse en marcha. El secreto está en lo afinado de sus geometrías y en el reparto de masas. Donde más se disfruta de este modelo es en carretera, sobre todo con muchas curvas. El piloto se ve recompensado por una gran sensación de control, aplomo y precisión en los mandos. No hay tacha al comportamiento de la R 1250 RS, es fácil encontrarse cómodo con ella.

Además, las ayudas electrónicas facilitan bastante el pilotaje y hacen la marcha más segura, especialmente con el paquete Dinámico, que incluye el cambio de marchas Pro (no hace falta tocar el embrague al subir o bajar marchas), ayuda al arranque en pendiente, ABS Pro o los modos de conducción Pro. No cuesta trabajo justificar cada euro que se invierte en esta alemana.

BMW-R-1250-RS-3La eficacia de las ayudas depende de los frenos, pero estos distan de quedarse cortos. En la rueda delantera las pinzas monobloque Brembo de cuatro pistones y anclaje radial muerden dos discos de 320 mm de diámetro. El consumo no es una maravilla, 6,2 l/100 km, pero cuenta con una autonomía que roza los 300 kilómetros. En cuanto a prestaciones, los motoristas experimentados no echarán nada de menos: 0-100 km/h en 4,5 segundos o recuperaciones explosivas, incluyendo 60-100 km/h en 3,5 seguntos ¡en sexta!

No es la más ligera de la categoría, ni la más deportiva, ni la más económica ni la mejor equipada. Eso sí, no hace nada mal, y eso ya es decir mucho de una moto.

También te puede interesar

0 comentarios