Prueba Zontes V-310

Zontes-V-310-1

El cuarto modelo de la familia Zontes, del grupo chino Tayo, es una moto de estilo “custom” e inspiración “muscle bike”. No se ha reaprovechado tal cual el bastidor de sus hermanas R-310, T-310 y X-310. En este caso la distancia de ejes es más amplia y las geometrías son más típicas de una moto al estilo americano. Fruto de esos cambios notaremos una moto un poco menos ágil, y también un poco menos cómoda.

En el eje trasero tiene un contundente “balón” 180/55 en llanta de 17”, y el amortiguador monoshock tiene un recorrido testimonial, solo 67 mm. Por ello no es una moto tan cómoda como sus hermanas, aunque dentro del glosario de motos americanas sigue siendo una “softail”, es decir, amortiguada (algunas “custom” van sin suspensión trasera, las “hardtail”). En el eje delantero tiene una horquilla invertida con 145 mm de recorrido y un equipo de frenos más que suficiente.

Zontes-V-310-2Su orientación es más deportiva que rutera, incluso tiene algún guiño respecto a motos de competición, como la rejilla inferior que protege los bajos o el basculante trasero de aluminio con nervaduras a la vista. Además, los elementos reglamentarios traseros (portamatrículas, piloto e intermitentes) van anclados al basculante, no cuelgan del asiento. El bastidor no admite reproches en cuanto a su rigidez pese a su sencillez.

Por una tarifa sin competencia Zontes nos ofrece una moto recreativa con un propulsor comedido, el mismo monocilíndrico de 312 cc del resto de su gama, con 35 CV a 9.500 RPM, por debajo del tope legal para carné A2. Este propulsor va asociado a un cambio de seis velocidades para sacar lo mejor del mismo, y las reacciones del acelerador se pueden adaptar al estilo de conducción con dos programas, Eco y Sport.

En carretera la notaremos aplomada y estable, incluso a ritmos altos, y también proporciona confianza enlazando virajes. Su comportamiento debería calificarse como equilibrado, ni radical ni exclusivamente rutero. A fin de cuentas, es una “custom” de nuestra época, no tiene una herencia pasada que deba respetar. Espacio para el pasajero hay, un poco angosto, pero con un respaldo para que no se mueva de su sitio al abrir gas sin misericordia.

Zontes-V-310-3Uno de los puntos fuertes es la tecnología. Toda la iluminación es a base de ledes, incluso los botones de las piñas están retroiluminados. Con la llave de proximidad podemos arrancar y bloquear la moto, también permite abrir y cerrar la tapa del depósito y el compartimento bajo el asiento. Dispone de una toma USB para recargar algún gadget que llevemos encima. Además, su instrumentación se presenta en una atractiva pantalla TFT a color, con una excelente legibilidad incluso en condiciones variables de iluminación.

Prácticamente toda la moto es de origen Tayo, solo se recurre a proveedores externos para lo imprescindible, como Bosch para el ABS 9.1M y Delphi para el sistema de inyección del monocilíndrico. Todo ello permite ajustar tanto el precio, 4.695 euros. A pesar de eso, es la más cara de la gama Zontes.

También te puede interesar

0 comentarios