Prueba BMW C 400 GT


BMW-C-400-GT-1

En los maxiscooters disponibles para carné A2 los motores monocilíndricos se han venido a estandarizar en torno a los 400 cc. En realidad, el BMW C 400 GT tiene un poco menos de cilindrada, 350 cc, de los que saca 34 CV a 7.500 RPM, cifra cercana a la de rivales con motores que rozan los 400 cc.

BMW-C-400-GT-2El equipo de frenos consta de doble disco delantero y otro trasero, ambos comandados por el sistema ABS. Para la rueda delantera confía en una llanta de 15 pulgadas con goma 120/70, mientras que la trasera calza una 150/70 en llanta de 14 pulgadas. La suspensión delantera es de una tija y 110 mm de recorrido, la trasera con doble amortiguador y 112 mm de recorrido, regulable en precarga.

Las soluciones técnicas no son revolucionarias, pero son eficaces. El bastidor tubular de acero se muestra suficientemente rígido para el uso que se le presupone a este explorador urbano y de periferia. Resulta cómodo de suspensión y eficaz con una conducción más exigente, tiene nervio y alcanza revoluciones con brío. Las prestaciones son más que correctas, como 0 a 100 km/h en 11 segundos o la recuperación de 60 a 100 km/h en 6,2 segundos. Incluso tiene cierto carácter deportivo, dentro de zona urbana cumple con todo lo que se le puede pedir.

El depósito de gasolina permite estirar los repostajes hasta 300 kilómetros, con un consumo muy razonable, poco más de 4 litros cada 100 km. Es cómodo tanto para uno como para dos, y en el caso del pasajero, puede acomodar sus pies en dos cómodas plataformas en vez de los tradicionales estribos. Para circular a velocidades legales no necesita más potencia, aunque la punta roza los 150 km/h.

BMW-C-400-GT-3No se trata de un maxiscooter económico, pero a cambio se ha prestado atención a los pequeños detalles y el acabado. Destaca la pantalla de instrumentación TFT de 6,5 pulgadas. Opcionalmente puede tener el sistema

Connected Ride para sincronizar la moto con el teléfono móvil de forma segura. Se puede obviar el coste de la opción, más de 650 euros, financiando con BMW Motorrad. Otros opcionales a destacar son el paquete Confort, que incluye puños y asiento calefactados, o el Alta Gama, con luces de LED, más accesorios y sensores de presión de neumáticos (TPMS).

Nos ha gustado la capacidad de almacenamiento del escudo frontal, donde caben todos los objetos cotidianos, así como el sistema Flex Case. Gracias al mismo, se pueden alojar bajo el asiento un casco integral y uno jet, pero solo cuando la moto está parada. En marcha se puede dejar un casco jet para un eventual pasajero. Gracias a la llave de proximidad (manos libres) es tan fácil como acercarse a la moto, arrancar y salir.

Respecto a algunas alternativas de Asia, el BMW C 400 GT está por encima en cuanto a precio, pero es un producto más Premium, lo habitual en la marca alemana. A nivel tecnológico ha dejado a algunos rivales atrás, más que nada por el efecto novedad al haber salido después. Un producto totalmente recomendable.

También te puede interesar

0 comentarios