Prueba BMW R 1250 RT 2019

BMW-R-1250-RT-portada

BMW Motorrad continúa su liderazgo indiscutible en la categoría gran turismo mejorando los argumentos de venta de la anterior RT. El principal cambio del modelo 2019 es el motor bóxer, que ha aumentado su cilindrada de 1.170 a 1.254 cc. Ha ganado potencia, pasando de 125 a 136 CV, y también par máximo, sube de 125 a 143 Nm. ¿Implica todo esto un aumento de consumo? Al revés, baja un 4%.

El secreto está en el sistema BMW ShiftCam, que permite alterar el comportamiento de las válvulas de admisión. Así las cosas, a bajo y medio régimen se prioriza la reducción de emisiones y la suavidad, con una apertura menos agresiva de las válvulas, y a medio y alto régimen entra más aire y gasolina en las cámaras de combustión, lo que proporciona más potencia. El cambio es muy progresivo, pero reacciona con eficacia a las demandas del acelerador si así lo exigimos.

Otras modificaciones de importancia en el motor son la cadena dentada Morse para la distribución, la refrigeración de los pistones en su cara interior por pulverizaciones de aceite y un sistema de inyección de gasolina de doble chorro. Por otra parte, el escape permite un mayor rendimiento del motor. A velocidad de crucero, el motor se muestra sedoso y dulce, es la mejor evolución del bóxer germano.

BMW-R-1250-RT-perfilAnte todo, la BMW R 1250 RT es una moto muy cómoda, que se puede adaptar muy bien al cuerpo de cualquier conductor. La postura de conducción ya es buena de por sí, con una buena protección aerodinámica, estribos bien colocados y con facilidad de llegar con los dos pies al suelo. Para aquellos que sean o bajitos o muy altos, los asientos de tallas opcionales permiten variar la altura al suelo de 760 a 850 mm. El resultado es una posición de conducción natural y relajada para aguantar mejor el paso de los kilómetros.

Esto puede mejorar más con la suspensión adaptativa Dynamic ESA de nueva generación, un extra que permite configurar la moto para viajar solo, con equipaje, o con pasajero. En milésimas de segundo se ajusta sola. Los modos de conducción de serie son “Rain”, “Road” y, opcionalmente, “Dynamic” con ayuda al arranque en cuesta y freno dinámico. El carácter de la moto queda por tanto a nuestro gusto. Como colofón, la caja de cambios de seis marchas tiene cambio rápido, el embrague solo es estrictamente necesario para arrancar y tiene función antirrebote.

Esta moto resulta agradable, cómoda y eficaz en cualquier situación de conducción, justificando por tanto su precio. Son 20.050 euros de PVP, ha incrementado en 400 euros la tarifa de la R 1200 RT, pero está justificada la diferencia por las mejoras que trae el modelo nuevo. Los más sibaritas de lo tecnológico quedarán prendados con su sistema de conectividad. Que no nos extrañe por tanto que dos de cada tres motos del segmento que se venden en España sigan siento R 1250 RT.

También te puede interesar

0 comentarios