MV Agusta automatiza el embrague de la Turismo Veloce 800 SCS

MV-agusta-tv-800-rc-portada

El fabricante italiano de motocicletas y el especialista en embragues Rekluse se han unido para dar lugar a la primera moto de carretera con un embrague de gestión electrónica. La maneta izquierda solo pasa a ser útil para arrancar y parar, el resto lo hace todo una centralita. Se trata de una solución ligera -pues no incrementa el peso-, compacta, y además atractiva a la vista. El embrague queda expuesto a través de una tapa transparente, rasgo específico de este modelo.

MV-agusta-tv-800-rc-perfilLa MV Agusta Turismo Veloce 800 Lusso SCS es más rápida que la Turismo Veloce 800 Lusso, pudiendo alcanzar los 100 km/h en solo 3,5 segundos. Una de las ventajas de la gestión del embrague es que ahorra tiempo, un concepto más allá de un Quickshift. Además, según el fabricante, es más fácil de utilizar que las motos Honda con doble embrague robotizado (DCT).

Por defecto, el embrague se encuentra en punto muerto, se engrana automáticamente cuando detecta un aumento de las revoluciones y tras haber insertado la primera velocidad. No se cala, solo hay que preocuparse de pedir los cambios tanto hacia arriba, como hacia abajo.

El motor de tres cilindros y 110 CV de potencia casa perfectamente con el embrague de Rekluse, haciendo más dócil esta moto de alta gama, no solo más rápida. Además de cumplir Euro 4, el motor es más suave en su funcionamiento por ajustes en la culata, distribución y la gestión electrónica.

Otra particularidad de la Turismo Veloce 800 Lusso SCS es el freno de aparcamiento que tiene en el lado derecho para sujetar la moto cuando se encuentra detenida, ya que el embrague queda desacoplado. El pedal que acciona este freno está anexo al tradicional freno trasero.

MV-agusta-tv-800-rc-traseraPor lo demás, es igual a la Turismo Veloce 800 Lusso. Su firma lumínica es muy original, con una luz diurna de forma romboide y los intermitentes integrados en los paramanos. Otras amenidades para el motorista más exigente son un tablero de instrumentos digital, ABS, control de tracción, control de velocidad de crucero, suspensiones semiactivas, Bluetooth o acelerador electrónico con diferentes mapas para adecuar la moto a las circunstancias de marcha. En el aspecto tecnológico no decepciona.

No se trata de una moto económica, hay que preparar 21.390 euros para hacerse con una.

También te puede interesar

0 comentarios

Google+