Presentación Suzuki V-Strom 250

Suzuki-V-Strom-250-portada

El creciente segmento de las trail-turismo acerca a los motoristas una elevada polivalencia. La protagonista de esta toma de contacto en Reino Unido sirve para la urbe, para carretera y para algunos paseos fuera de zona asfaltada. Es, por tanto, una moto apta para todos los días de la semana. La V-Strom 250 es el modelo de acceso de Suzuki para este segmento, no solo por un precio contenido -no llega a 5.800 euros- sino por ser apta para los motoristas con carné A2.

Suzuki-V-Strom-250-curvaSe parece bastante a sus hermanas mayores, las V-Strom 650 y V-Strom 1000, aunque el faro delantero es redondo en vez de trapezoidal y no utiliza ledes para contener los costes. Tiene el característico guardabarros en forma de pico de pato, un asiento de una pieza a 800 mm del suelo y portaequipajes de serie. Mediante accesorios oficiales se puede contar con 23 litros de almacenamiento en el baúl posterior y sendas maletas laterales de 20 litros cada una.

Detrás de la cúpula que protege del viento -muy bien, por cierto- se encuentra una instrumentación digital con información más que suficiente y una toma de corriente de 12 voltios para alimentar accesorios. Aunque el equipamiento no sea abundante arroja sobre la báscula 188 kg, no es excepcionalmente ligera, pero a la hora de conducirla parece perder peso como por arte de magia. Opcionalmente puede tener caballete central, cubremanos, puños calefactables, etc.

La mecánica que anima la V-Strom 250 es de dos cilindros en paralelo con árbol de levas simple y cuatro válvulas en total. Entrega 25 CV de potencia, que si bien no resultan excesivos, cumplen holgadamente para circular dentro de los límites legales de velocidad. El motor funciona con la suficiente finura y apenas transmite vibraciones al jinete. Con un consumo de 3 l/100 km puede acercarse a los 500 km de autonomía. La mecánica es fiable, fácil de mantener y de sed contenida.

Suzuki-V-Strom-250-maletasSu parte ciclo consta de un bastidor de tubo de acero, horquilla tradicional delantera, monoamortiguador trasero, un freno de disco por eje con sistema ABS y llantas de 17 pulgadas. Esta configuración no es la más adecuada para salir del asfalto, pero es buena para carretera. Resulta agradable en ciudad, dinámica en asfalto y apañada en pistas y caminos rurales. Tiene un comportamiento noble y dócil, no tiene complicaciones ni para echar los pies a tierra. Apunta a ser una buena compañera de aventuras.

La japonesa está disponible a un PVP de 5.799 euros, con tres tonalidades a elegir para la parte delantera: fondo amarillo y gráficos negros, fondo negro y gráficos rojos, o fondo rojo y gráficos negros. No hay versión XT -más preparada para campo- a diferencia de sus hermanas mayores. Los que deseen ir más allá en sus aventuras tendrán que fijarse en soluciones de terceros para mejorar sus aptitudes naturales. Sin embargo, para el resto de situaciones cumple de sobra para ser un modelo de acceso y hará feliz a su conductor.

También te puede interesar

0 comentarios

Google+