Yamaha renueva la X-MAX 400 y mejora sus prestaciones en ciudad y carretera

X-MAX-400-renovada

La gama de scooters X-MAX tiene un nuevo integrante, complementando los dos escalones inferiores de la gama. La X-MAX 400 adopta un diseño similar al de la X-MAX 300, pero tiene un motor más enérgico para defenderse mejor en la jungla urbana y numerosos cambios para resaltar aún más sus cualidades. Por su cilindrada, la protección de sus ocupantes y su capacidad de transportar objetos bajo el asiento no solo es una moto para el día a día, también es una opción para viajar y el ocio.

Sus característicos faros dobles ahora albergan iluminación de led, tanto para luz de posición como para cruce, lo cual es muy positivo para la seguridad activa. Ver y ser vistos es una de las máximas de la seguridad sobre dos ruedas, y la Yamaha X-MAX la cumple a rajatabla porque el piloto trasero también utiliza la misma tecnología. El manillar y la pantalla disponen de dos posiciones para encontrar el ajuste más adecuado para el conductor, que estará en una posición cómoda y deportiva. Bajo el asiento de nueva factura tiene un compartimento iluminado, donde se pueden alojar dos cascos integrales o una maleta portadocumentos.

Los conductores de la X-MAX 400 se sentirán a sus anchas con una parte ciclo más parecida a una motocicleta, con una nueva horquilla delantera con doble tija y suspensión trasera de largo recorrido. Según el fabricante, el comportamiento de este scooter es en consecuencia el típico de una moto de carretera, por la rigidez que aporta la primera y la capacidad de absorción de la segunda.

X-MAX-400-renovada-azulEl nuevo propulsor de 400 centímetros cúbicos cumple con la normativa Euro 4 y proporciona mejores prestaciones en carretera abierta y autopistas. Con todos los líquidos pesa 210 kilogramos, es decir, un ahorro de 5 kilogramos respecto al modelo Euro 3. La mecánica de un cilindro está refrigerada por agua y cuenta con inyección electrónica. Con 14 litros en el depósito este scooter tiene una autonomía muy respetable.

Cuando haga falta una detención rápida, los frenos de disco actuarán bajo la supervisión del sistema antibloqueo ABS. Análogamente, la rueda trasra es más dócil gracias al control de tracción, que en ciudad es especialmente de agradecer al pasar por encima de la temida señalización horizontal. Además, y al igual que un turismo, dispone de un práctico freno de estacionamiento. Otra comodidad que aporta este modelo es la llave manos libres, que desbloquea la moto y las cerraduras sin necesidad de tener que sacarla del bolsillo. Quienes hayan experimentado la sensación de dejarse las llaves en el contacto, agradecerán enormemente esta característica.

La recién llegada a la red de concesionarios Yamaha tiene un precio de venta al público recomendado de 6.699 euros, es decir, 1.000 euros más que la X-MAX 300 o 2.050 euros más que la X-MAX 125. Sus hermanas mayores, las T-MAX, se escapan considerablemente en precio y prestaciones, arrancando en 12.299 euros. Los que deseen una X-MAX 400 la podrán elegir en los siguientes tonos: Phantom Blue, Sonic Grey y Blazing Grey.

También te puede interesar

0 comentarios

Google+