Así luce la Yamaha MT-10 embrutecida por Rizoma

Yamaha-MT-10-Rizoma

No es la primera vez que Rizoma invierte esfuerzos en preparar una extensa colección de accesorios para un modelo que, de serie, ya es exclusivo. En este caso, el modelo objeto de sus preparaciones ha sido la Yamaha MT-10, la MT más potente del fabricante nipón, para la que ha preparado una remodelación estética completa. La MT-10 es una naked de elevada cilindrada que lleva en el mercado poco más de un año, con un motor de un litro y cuatro cilindros derivado de la Yamaha YZF-R1. El aspecto de la moto queda más amenazante después de incorporarle las piezas específicas que la firma italiana ha preparado para la japonesa.

Diversos componentes realizados en aluminio con acabado oscuro dotan de más personalidad a la MT-10, como el protector del cárter del motor (129 euros), las tapas que ocultan los depósitos de fluidos (59 euros), el protector del cárter del embrague (129 euros), los soportes para el caballete, el protector del eje de la rueda trasera “Sport R” (79 euros) y el portamatrículas “Fox” (199 euros) que cuelga de la parte inferior del asiento, justo al final. En esta ocasión Rizoma no ofrece un portamatrículas lateral como sí acostumbra a hacer con otros modelos. Todas las piezas conforman un bloque en el que se ha pensado tanto el aspecto como lo puramente funcional, reforzando al chasis Deltabox de aluminio original.

Yamaha-MT-10-Rizoma-detallePero no todo son accesorios destinados al corazón de la bestia. Otros componentes dan el toque Rizoma a los mandos como los estribos regulables que van a juego con el kit de estriberas para el pasajero (249 euros). Mención aparte merecen las manetas de freno, el embrague con efecto “3D” y el manillar específico. Según Rizoma, el manejo es confortable y ofrece sensaciones más deportivas.

Si no fuese suficiente con esta personalización específica, en el catálogo de Rizoma se pueden encontrar referencias universales para los retrovisores, puños e intermitentes. Los límites son la imaginación y obviamente el presupuesto. Las prestaciones del modelo original no se ven alterados, sus 160 CV a 11.500 RPM y 111 Nm de par máximo son sinónimos de emociones fuertes en movimiento.

También te puede interesar

0 comentarios

Google+