Ducati Scrambler Desert Sled, espíritu de antaño con tecnología actual

Ducati-Scrambler-Desert-Sled-prueba

Una de las novedades del año de Ducati es la Scrambler Desert Sled. Pertenece a la gama Scrambler, compuesta por seis modelos. A medio camino entre una trail y una naked, se postula como una moto muy polivalente, que igual sirve para aventurarse por el campo, la autopista o la urbe.

Evoca el espíritu de las primeras Scrambler, preparaciones que se hacían en las motos de los años 60 y 70 en California para buscar una mayor polivalencia. Sobraban adornos y había que reforzar algunas partes para un uso más exigente tanto dentro como fuera de la carretera. La Scrambler Desert Sled se diferencia de sus hermanas precisamente por esas características, con una imagen más aventura y espartana, con un basculante trasero reforzado y un poco más largo para mejorar la tracción, un recorrido de suspensiones generoso y una barra de refuerzo en el manillar, además de las imprescindibles protecciones en el faro, guardabarros y cárter. Los neumáticos de tacos son Pirelli Scorpion Rally STR, 120/70 R19 en la rueda delantera y 170/60 R17 en la rueda trasera.

Ducati-Scrambler-Desert-Sled-caballitoEl corazón mecánico de la Ducati es bien conocido. Se trata del motor Desmodue V2 a 90 º refrigerado por aire y aceite que ha propulsado muchos modelos de la marca durante los últimos lustros. Emana un sonido mecánico de base al que acompaña el silbido característico de su distribución Desmo mediante cascada de engranajes. Su carácter es más bien nervioso, poco fino a bajo régimen pero que a medio régimen suaviza mucho sus formas. Convenientemente puesto al día, cuenta con inyección electrónica y con sus 803 centímetros cúbicos eroga 75 CV a 8.250 rpm, aunque su corte de inyección se encuentra en las 9.000. No es una moto deportiva, pero sus prestaciones son más que suficientes para disfrutar en cualquier escenario y a cualquier velocidad. En menos de 5 segundos ya ha alcanzado los 100 km/h, desde parado los 400 metros se recorren en 12,3 segundos y para recorrer 1.000 metros solo necesita 25,6 segundos. Su sed es muy razonable, menos de 6 l/100 km con una utilización normal.

A nivel de componentes, las motos de Ducati siempre han destacado por contar con una buena pléyade de proveedores y la Desert Sled tampoco defrauda en este aspecto. En el apartado de frenos, por ejemplo, se confía la labor a Brembo, que suministra un equipo con ABS desconectable. La horquilla delantera invertida cuenta con barras de 46 mm de diámetro, un recorrido de 200 mm y se puede ajustar en tres parámetros, recarga del muelle, compresión y extensión hidráulicas. Por ese generoso recorrido, el asiento queda un poco lejos del suelo, a 860 milímetros, y un jinete de estatura media no llegará con facilidad al suelo con los pies. También resulta satisfactoria y correcta en términos de acabado, si bien la instrumentación no da siempre toda la información que nos gustaría. Fuera de carretera se aprecia la capacidad de trabajo de la suspensión y las pequeñas irregularidades no serán un gran inconveniente para las posaderas.

Ducati-Scrambler-Desert-Sled-deposito
En pocas palabras, la Ducati Scrambler Desert Sled es una moto para disfrutar de la conducción en ambientes muy variados, incluso en carreteras tortuosas de montaña, pero con esa polivalencia añadida en caminos de poca dificultad. Eso sí, el límite en curva se alcanzará más rápido que en motos más deportivas; no se puede pedir todo a la vez.

También te puede interesar

0 comentarios

Google+