Prueba Hanway Raw 125 SR Chrome


Hanway-Raw-125 SR-Chrome

Si andas buscando una moto económica, pero apañada, una opción muy razonable es la Hanway Raw 125, en este caso la Chrome. Se trata de una moto de inspiración clásica, fabricada en China, que permite hacer desplazamientos urbanos y periurbanos con estilo. Ante la mirada de alguien que no entienda de motos aparenta bastante, aunque evidentemente hay muchas diferencias si la comparamos con una moto de marca más prestigiosa.

Faro-Hanway-Raw-125-SR-ChromeHanway persigue el “bueno, bonito y barato”. Esta monocilíndrica permite iniciarse en el mundo de las 125 de marchas con facilidad. La postura de conducción puede parecer un poco incómoda al principio, ya que las estriberas quedan un poco adelantadas y altas, y el manillar queda un poco bajo. Lo bueno de esta configuración es que resulta muy fácil poner los dos pies sobre el asfalto incluso cuando el motorista no es muy alto. Curiosamente no se puede encender la moto mientras la pata de cabra está extendida, ya que tiene un cortacorrientes para evitarlo.

Combina varios detalles clásicos, como el depósito cromado, llantas retro de 17 pulgadas o faro halógeno permanentemente encendido, con otros más modernos, véase la luz trasera de matriz de ledes, la instrumentación parcialmente digital, espejos apaisados o los frenos de disco. Las primeras Raw 125 que llegaron a España tenían un freno de tambor trasero, pero ya han adoptado el disco en los dos ejes. La suspensión delantera de horquilla invertida de 35 mm de diámetro resulta un poco más suave que la amortiguación trasera, puntualmente seca, pero se puede ajustar la precarga del muelle.

instrumentacion-Hanway-Raw-125-SR-ChromeNo es una moto rápida que digamos. El motor Jianshe/Yamaha es el mismo que el de la Yamaha YBR 125: sencillo, modesto y económico, con unas vibraciones muy bien disimuladas; desarrolla 10,2 CV a 8.800 RPM. Cuenta con encendido electrónico, así como el tubo de escape con forma de megáfono. Aunque no es capaz de alcanzar los 100 km/h por muy poquito, es muy austera en consumo de gasolina, alcanzando 300 kilómetros de autonomía con un depósito que por poco supera los 11 litros. Para autopista se queda un poco corta, y para llevar a un pasajero mejor que sean distancias breves, sobre todo si la orografía no acompaña.

A su favor hay que decir que es muy ligera, 119 kg en orden de marcha, ya que el bastidor es un tubo de acero y no tiene apenas florituras. Se lleva con facilidad, da confianza al jinete poco experimentado, aunque hay que vigilar las tumbadas para no tocar con las estriberas en el suelo, y los neumáticos de serie no dejan un buen sabor de boca. Varios componentes de la moto han sido dimensionados para una moto de 250, por lo que la impresión que deja en general es positiva una vez que nos acostumbramos a su peculiar postura de conducción. Algunos materiales no dan buena sensación, pero por lo que piden por ella poco más se puede exigir.

Con un precio de 2.195 euros en versión Euro 3, o de 2.495 euros en versión Euro 4, prácticamente nadie nos va a dar más moto en este segmento. Sí, es una moto de origen chino, pero el fabricante ha querido cuidar los detalles para consumidores europeos, más exigentes que los chinos. Como punto de partida para una moto de aspecto clásico y hábil en la urbe no está nada pero que nada mal.

Datos generales
------------------
Longitud total (mm) - 2050
Anchura total (mm) - 800
Altura total (mm) - 1060
Distancia entre ejes (mm) - 1350
Peso (kg) - 104
Capacidad depósito combustible (l) - 11,5
Tipo de combustible - Sin plomo 95

También te puede interesar

0 comentarios

Google+