Suzuki renueva el Burgman 400 y completa las gamas GSX y V-Strom


GSX-S125

Nuevas motos para nuevos tiempos, bajo esa premisa el fabricante japonés trae al mercado novedades muy interesantes para los poseedores del carné B o A2. Después de dar a conocer las GSX-R1000, GSX-R1000R, GSX-R125 y GSX-S750 en el Intermot de Colonia, en Milán le tocó el turno a las GSX-S125 y GSX-R250. Junto a estas dos motos, Suzuki presentó la nueva trail V-Strom 250 y la actualización del scooter Burgman 400 para 2017.

La GSX-S125 es la primera naked de 125 cc de Suzuki, deriva de la GSX-R125. No es que impresione su cilindrada, pero el peso es contenido, 133 kg, y con un asiento a 78 cm del suelo debería ser asequible para los motoristas con menor experiencia. Incorpora los últimos adelantos en su categoría: motor Euro 4, frenos con antibloqueo (ABS), arranque eléctrico, luces de LED e instrumentación digital.

V-Strom 250Los poseedores del carné A2 verán más atractiva la GSX-R250, animada por 24,7 CV a 8.000 rpm, la deportiva más accesible de su gama. Su corazón es el mismo que el de la Inazuma 250, adaptado a Euro 4, un bicilíndrico en paralelo de 248 cc. Las prestaciones no están reñidas con un consumo razonable, según Suzuki puede hacer casi 500 kilómetros con un depósito de solo 15 litros de gasolina. Es un poco más pesada que la GSX-S125, 181 kg, y el asiento está un centímetro más alto. Tampoco le faltan los frenos ABS, luces LED o instrumentación LCD.

El mismo propulsor anima a la trail V-Strom 250, el escalón de acceso a esta gama, que también fue novedad en el EICMA. Es más adecuada para viajar, el depósito es de 17 litros, supera los 500 kilómetros entre repostajes. Además del motor, comparte dimensiones de neumáticos con la GSX-R250, 110/80 delante y 140/70 detrás, en ambos casos con llantas de 17”. Las soluciones tecnológicas de la deportiva también se plasman en este modelo.

Burgman 400En cuanto al scooter Burgman 400, sufre modificaciones de diseño, ahora tiene unas dimensiones más compactas, un asiento elevado 4 centímetros y un diseño más agresivo. El motor de 399 no cambia internamente, pero ha sido adaptado para la normativa Euro 4, con una mejor entrega de potencia a bajo y medio régimen. En el eje delantero la llanta crece de 14 a 15 pulgadas, atrás mantiene la de 13”, y los frenos ABS han sido revisados. A nivel tecnológico cuenta con una instrumentación más grande y una toma eléctrica de 12 voltios en una de las guanteras debajo del manillar. Bajo el asiento caben dos cascos, uno integral y otro semijet.

También te puede interesar

0 comentarios

Google+